Ni pétalos ni espinas: mujeres en la música ranchera contemporánea

Texto: Carolina Argueta y Mónica Castro Cruz

Fotos: Cortesía

De las mujeres, los hombres han escrito mucho, pero no necesariamente han dicho mucho. La historiadora queretana Oliva Solís Hernández lo señala en su artículo El papel de las mujeres en el discurso de la música norteña mexicana (2016). 

Luego de analizar más de 60 canciones que desde la industria musical se consideran “clásicos rancheros”, llegó a una conclusión que sintetiza muy bien la forma en que la producción musical masculina ha abordado la presencia de las mujeres.

“La idea de mujer que propone la música norteña mexicana contiene una doble naturaleza femenina que se sigue moviendo entre la puta y la santa, la pecadora y la virgen. A la primera se le usa, se le quiere o se le desprecia, a la otra sólo cabe amarla. La ambigüedad como quedó señalado en A ellas, corrido de Los Tigres del Norte, es lo que caracteriza a las mujeres: tienen pétalos y espinas”.

Pero a pesar de todo lo que pueda decir la producción musical en un contexto patriarcal, las mujeres no sólo han sido inspiración de los hombres, de hecho han llegado a ser músicas, cantantes e incluso sus propias productoras, trabajando siempre por hacer escuchar su voz.

Desde las primeras intérpretes del ranchero como lo fueron Lola Beltrán, Amalia Mendoza y Lucha Reyes, hasta quienes se han coronado como las nuevas reinas clásicas: Alicia Villarreal, Jenni Rivera y Ana Gabriel, pasando desde luego por muchas otras más jóvenes que están conquistando la escena desde 2020 con el llamado “Sad sierreño” en el que se expresa la melancolía al son de las guitarras y los corridos (Yahritza Y Su Esencia, Tania Domínguez, Conexión Divina).

Todas ellas han luchado por que el público reconozca la calidad de su voz, pero también por lo que buscan expresar con ella y su estilo al componer.

A continuación Voces de Quimeras te presenta tres mujeres que lo están dando todo en la banda, los corridos y el norteño. Lo que tienen que decir a través de su música, abarca su propia versión de los desamores, la violencia de género y otros temas que no son exclusivos del amor romántico. Con ello dejan atrás los pétalos y las espinas para centrarse en ser creadoras de su propio mundo a través de la música.

Escucha la playlist que elaboramos para ti cuando termines de leer la nota.

Irene del Rosario

Irene nació en Guadalajara, Jalisco, y como muchas mexicanas, creció escuchando a cantantes como Pedro Infante, Jose Alfredo Jiménez, Lola Beltrán y Alejandro Fernández. Su sueño desde pequeña siempre fue cantar, tanto así que seguido se escapaba con su vecina para ensayar un show musical que ellas mismas creaban sólo con su imaginación. 

La vida la llevó a estudiar Derecho, pero el miedo al público extinguió su amor por el mariachi. Fue una tarde de estudio que se manifestó ante ella lo que necesitaba para animarse a hacer realidad ese sueño:

“Estando en una librería me encontré con un libro que decía en la portada: ¿Qué harías si no tuvieras miedo? A mí me llamó la atención y cuando lo abrí, leí la dedicatoria. Decía «Para Irene». Yo lo tomé como una señal […], ahí fue que yo decidí aventarme con todo”.

Su primer sencillo lo estrenó en noviembre de 2020. Se trata de Se marchó, una canción interpretada por Chayito Valdez cuya musicalización decidió hacerla mitad mariachi y mitad banda. Ésta forma parte de un álbum de 10 canciones, todas covers de canciones típicas de regional mexicano.

Algo que ha considerado todo un reto en su carrera, ha sido desenvolver su talento al mundo sin ningún temor: “Atreverme, exponerme, aprender, saber escuchar un consejo, confiar en algo que te dice tu intuición o tu corazón, pero tú no sabes si va a funcionar o no va a funcionar, sólo te avientas porque algo te lo dice”, comenta la cantante de 34 años.

Su sencillo Maldito tiene más de 300 mil visitas en YouTube y la artista cuenta con 27 mil oyentes mensuales en Spotify.

Karina Catalán

Crecer en un entorno musical con familia cantante, contagió a Karina Catalán las ganas de desarrollar su talento en este arte. Durante su infancia en Mexicali, Baja California, comenzó a estudiar guitarra por su cuenta y para cuando cumplió 13 años, ya había escrito su primera canción.

Su camino por la música ha sido dinámico: ha explorado géneros como la balada y el pop; se ha desempeñado como solista y como vocalista en agrupaciones; durante varios años cantó en bares, bodas, XV años y todo evento al que la contrataran. Su desempeño, además, la llevó a participar en Latin American Idol Argentina en 2008 y en La Voz México cuatro años después.

Llegó específicamente al regional mexicano al término de su participación en su segundo reality show. Nunca titubeó ni se arrepintió de haber elegido ese camino, pese a ser complicado para las mujeres en la música regional mexicana.

Afirma que uno de sus mayores retos al dedicarse a ello deriva de creer que las cosas deben verse como las ven los hombres y de siempre tratar de seguir los esquemas que han marcado quienes están a la cabeza de la industria musical. Sobre todo cuando una mujer recién comienza su carrera.

“Como mujer es difícil pertenecer a esta industria, de por sí vivir en uno de los países más machistas nos afecta a todos como sociedad. Vivirlo de manera directa en un género donde el hombre machista es el anfitrión y hasta aplaudido, pues lo convierte en una situación aún más compleja”.

Pero lo anterior no la ha detenido y seguirá desempeñándose en el género grupero porque confiesa nunca haberse sentido “tan viva y con tanta magia” como cuando está dentro de la música. 

Su canción Muy buena o estúpida refleja la violencia psicológica y física que viven las mujeres en las relaciones amorosas y, hasta el momento, ha alcanzado 13 millones de reproducciones en Youtube. El tema la ha puesto en el ojo nacional e internacional y la ha hecho acreedora de una nominación de los “Premios Bandamax” como solista femenina del año.

La Morra de la Vihuela

Erika Ortiz canta desde los cuatro años. La admiración que sentía por las voces de Aida Cuevas, Amy Winehouse y su madre, cantante de toda la vida, la llevó a desarrollarse como artista infantil en Ensenada, Baja California. Aunque probó con varios géneros, volvió al regional mexicano, su género de raíz y el que más natural le sale.

Su identidad y motivaciones se ven reflejadas ahora en “La Morra de la Vihuela”, proyecto enfocado en el regional mexicano, principalmente los corridos, en los que critica al narcotráfico, la situación de desapariciones en el país y el prohibicionismo cannábico.

Uno de los principales retos a los que se ha enfrentado como artista independiente ha sido publicar música constantemente, pues si no se tienen los recursos económicos y el tiempo suficiente es complicado producir música propia. Asimismo, considera que ser mujer representa un obstáculo para desempeñarse como solista.

“A las mujeres se nos exige más, no sólo en nuestra música, sino en cómo nos vestimos, qué tanto enseñamos, sobre todo porque es un género que ha sido dominado por hombres, pero tenemos la ventaja de que ahora somos más mujeres que estamos trabajando y luchando para que ya no sea así, aun falta un largo camino, pero ahí vamos”.

Tiene esperanza en ello y confía en que sumando fuerzas “va a llegar un día en el que ya no sea tan difícil”.

El talento de Erika Ortíz o “La Morra de la Vihuela” le ha permitido participar en programas de Telehit y en el taller de composición de la Sociedad de Autores y Compositores de México. Su corrido Es mi Derecho supera las 10 mil visitas en la plataforma de Youtube.

Autor: Voces de Quimeras

Voces de Quimeras es una revista digital y un portal dedicado a crear contenidos en torno a temas relacionados con las mujeres y los espacios construidos por ellas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: