Fotógrafas del Norte: ser y resistir colectivamente desde el norte de México

Texto: Aranza Bustamante

Fotos: Cortesía de las autoras

En enero de 2020 la fotógrafa Velia de la Cruz, originaria de Hidalgo del Parral, Chihuahua, materializó una idea que rondaba en su cabeza desde hace varios años. Sus ganas por conocer a más fotógrafas radicadas al norte de México y el sur de Estados Unidos, por compartir saberes y formar lazos dieron inicio a aquel proyecto que terminó llamándose: Fotógrafas del Norte. En ese momento no lo sabía, pero esta decisión le cambiaría la vida a ella y a otras decenas de mujeres artistas de la imagen.

Sin un plan claro y ante la falta de oportunidades a las que se enfrentan las fotógrafas de entidades como Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas, Tijuana, Texas, entre otras, optó por abrir una cuenta de Instagram con el objetivo de reunir y dar a conocer el trabajo de más colegas, independientemente de su edad o trayectoria. 

Hoy, además de ser un canal difusor, Fotógrafas del Norte se ha convertido en un espacio autogestivo de apoyo mutuo y de aprendizajes colectivos, que aspira a ser mucho más que una iniciativa en el entorno virtual.

Foto: Herika Martínez, @Herikamp

Descentralizar la fotografía

Velia de la Cruz, de 35 años, no tiene claro cuándo fue la primera vez que pensó en dar inicio a un proyecto colectivo, sin embargo, asegura que fue en una reunión de fotógrafas en la Ciudad de México cuando “le cayó el 20”. Llevaba tiempo pensando en que ese tipo de organizaciones entre fotógrafas eran poco comunes en donde vive: Monterrey, Nuevo León. 

Además, sus más de diez años de experiencia en el ámbito del fotoperiodismo y la fotografía documental le habían dejado en claro que en el norte de México es frecuente la falta de oportunidades y espacios en los cuales desarrollarse profesionalmente, ya que gran parte de las escuelas, trabajos y lugares que ofrecen competencias y herramientas están muy centralizados.

“Tenía tiempo que sentía que no conocía a muchas fotógrafas, que estaba alejada del círculo fotográfico porque estaba muy metida en mis cosas, y quería experimentar y conocer a más”, menciona.

Foto: Carolina Domínguez, Chihuahua, Chihuahua, @carodgra

A pesar de que en los últimos años ha notado que cada vez más mujeres se abren paso en la fotografía, lo cierto es que siguen siendo minoría, por ello, se le dificultaba ubicarlas. En ocasiones llegaba a encontrar a una que otra colega del norte en festivales o pláticas en la Ciudad de México, cosa que le parecía muy “loca”. Le sorprendía que tanto ella como las demás viajaban desde tan lejos sólo para poder conectar con más fotógrafas.

Después de darle vueltas a esta situación durante algún tiempo, Velia decidió hablar del tema con otras compañeras durante aquella reunión en la capital del país:

“En esa reunión me acuerdo que estaba Lourdes Almeida y Sonia Madrigal, y les comenté ‘quiero hacer un proyecto donde puedan publicar fotógrafas del norte’ porque se me hacía así como: por qué estoy hasta acá en Ciudad de México queriendo conocer el trabajo de más mujeres, cuando seguramente de donde soy debe haber más’”, cuenta nostálgica al recordar el comienzo de todo.

Fotógrafas Latam, proyecto de difusión que promueve el trabajo de fotógrafas emergentes en Latinoamérica, fue una de sus principales inspiraciones. Con todo esto en mente y sin un plan establecido, abrió un perfil de Instagram bajo el nombre Fotógrafas del Norte. Para ella, esta plataforma es la más adecuada porque está pensada para que las y los usuarios compartan imágenes.

Foto: Galilea del Bosque, Saltillo Coahuila, @celinagalilea

Un proyecto toca a tu puerta

El 7 de enero de 2020 Velia subió la primera imagen a Instagram sin saber toda la repercusión que tendría su iniciativa. Empezó a hablarle del tema a sus amigos, amigas y compañeros, y trató de ubicar y de elaborar una lista con los nombres de las fotógrafas a las que se iba encontrando para invitarlas a colaborar. Prácticamente todas reaccionaron con fascinación y curiosidad, pues estaban de acuerdo con que algo así hacía falta en el norte.

Lisbeth Chávez, de 35 años, originaria de Tijuana y fotógrafa con más de diez años de experiencia, se enteró del proyecto gracias a que un compañero se lo mencionó. Sus fotografías forman parte de las primeras publicaciones del perfil. Para ella, Fotógrafas del Norte es una iniciativa sincera porque hay mucho trabajo colectivo detrás. Además, considera que uno de los grandes aciertos es el hecho de que entre compañeras han generado una gran complicidad.

“Como que hay esta complicidad entre lo que es sentir, pensar y lo que es ser mujer y fotógrafa con las temáticas, con la realidad o con el contexto que impacta en el norte”, sostiene Lisbeth.

Por otra parte, Valentina Sepúlveda, de 20 años, se encontró con el perfil de Fotógrafas del Norte por casualidad. La joven, quien se dedica a hacer fotografía de retrato con tintes surrealistas, decidió enviarle un mensaje a Velia para agradecerle por sus esfuerzos, ya que llevaba tiempo queriendo conocer a más mujeres que se dedican a lo mismo en Tijuana. Como respuesta, De la Cruz la invitó a colaborar.

“Para mí fue de los momentos más gratificantes de mi inicio porque fue la primera vez que alguien presentó mi trabajo en algún lado. Apenas en esos meses estaba empezando con mi proyecto fotográfico. (…) Cuando (Velia) lo subió fue como… ¡Yo me quería morir, en serio, para mí fue lo mejor!”, comenta Valentina emocionada.

Ambas fotógrafas aseguran que esta iniciativa fue una luz en su camino profesional, ya que además de visibilizar su trabajo y de abrirles las puertas a oportunidades laborales, pudieron conectar con otras compañeras y hacer grandes amistades. Precisamente eso es lo que Velia buscaba, sin embargo, no creyó que el crecimiento fuera tan rápido, sobre todo porque lo realizado hasta el momento ha sido empírico y bajo “prueba y error”.

Foto: Valentina Sepúlveda, Tijuana, Baja California, @vveldass

El formato de publicación, así como la curaduría y la selección de fotos son propuestas por la misma Velia, quien afirma que el proceso es algo colectivo, de mucho diálogo y en el que no nada más importa que se den a conocer sus imágenes, sino también las creadoras como personas. “Casi siempre les hago una pregunta que no siempre tiene que ver con la fotografía porque quiero eso, conectar de otra manera, conocer un poquito más de ellas”.

Actualmente, cualquier fotógrafa interesada tiene la posibilidad de ser publicada en Fotógrafas del Norte, incluso aquellas que no viven en esa región; lo único que tienen que hacer es enviar un correo con sus fotos y sus datos. La fundadora habilitó una sección en Instagram, en la que se difunde el trabajo de las “Invitadas”, mujeres pertenecientes a otras latitudes, pero que también quieren compartir sus imágenes, sus experiencias o hasta algunos consejos y tips para fotógrafas con menos experiencia.

“La idea de buscar esa visibilidad es también hacer otros contactos, conocer el trabajo de afuera de otras colegas, conectar, porque hay muchas fotógrafas que no son de los estados de donde se publica, pero les encanta el proyecto y se quieren sumar, y esa es la forma que doy para que se sumen, como haciendo el círculo grande”, explica Velia.

Foto: Elizabeth Trejo, Monterrey, Nuevo León, @elizatrejo23

Ser mujeres y fotógrafas en el norte: apropiarse del territorio

El norte de México y la zona fronteriza forman parte de una geografía profundamente marcada por la violencia, la migración y las condiciones binacionales. Ser mujeres radicadas en estos estados, implica enfrentarse a problemáticas que marcan gran parte de su quehacer como fotógrafas. Así lo considera Lisbeth Chávez.

Los temas en los que se enfoca tienen que ver principalmente con migración y género, ya que al vivir en Tijuana, diariamente tiene contacto con situaciones que la han llevado a interesarse por ello. No obstante, considera que el mundo ha conservado en su memoria una imagen muy estereotipada de la frontera, en la que forzosamente deben caber las playas tijuanenses y el muro que separa a México y Estados Unidos.

En este contexto, la mirada de las mujeres adquiere valor, ya que, según Chávez, ellas pueden ofrecer otros abordajes, tópicos y acercamientos a hechos de los que incluso se llega a hablar poco. Uno de ellos son los movimientos feministas que en los últimos años han tenido un boom importante a lo largo de Latinoamérica.

Velia está de acuerdo con Lisbeth en que las movilizaciones feministas le han abierto paso a las hacedoras de imagen, sobre todo en el ámbito de la fotografía documental y el fotoperiodismo. Desde hace algunos años las mujeres comenzaron a exigir a los medios que en vez de hombres, enviaran fotógrafas a las coberturas, y esto, ha sido determinante, pues ha ayudado a que la brecha de género se reduzca.

“A mí en lo personal el movimiento feminista me ha dado una entrada como fotógrafa, una entrada más íntima, pero no solamente eso, sino que ser mujer me ha dado otro tipo de acceso a otro tipo de situaciones, temáticas y experiencias”, dice Lisbeth.

Foto: Claudia Platt, Hermosillo, Sonora, @claudiaplattavila

Pero eso no es todo. Ser mujer y fotógrafa en el norte de México, opina Velia, es tener que ser muy “aventada” y hasta “valiente”, es tener que “rascarle” aún más para que tu trabajo sea reconocido; es muchas veces tener que hacer cruces diarios de un país a otro o de una ciudad a otra, es tener que habitar la frontera con cierto temor a salir a las calles con tu cámara.

“Sé que en otros lugares de México tampoco es fácil, pero siento que aquí se marca mucho y también está estigmatizado por toda la violencia que ha pasado acá y que ha sido el foco de atención. (…) Ser mujer del norte creo que es eso, tener que ser un poco ‘aventada’ para ‘rascarle’, para habitar tu territorio con todos los riesgos que eso conlleve”, confiesa Velia.

Por su parte, Valentina, como fotógrafa enfocada en retrato, percibe una gran fusión entre la cultura mexicana y la estadounidense. Para ella, es común ver que se retomen tendencias y estilos “gringos” de este lado. Aunque su trabajo está más enfocado al arte, considera importante que las artistas sean conscientes de la responsabilidad social que tienen en sus manos, pues es evidente que no pueden desapegarse de su contexto ni dejar de retomar aspectos de la realidad en sus obras.

Foto: Daniela Villarreal, Monterrey, Nuevo León, @daanielavilarreal

El siguiente paso

¿Qué sigue para Fotógrafas del Norte? Velia está segura de que este proyecto no puede quedarse en Instagram, por eso, desde hace varios meses están planeando el lanzamiento de una página de internet que funja como portafolio y directorio para que cualquier persona interesada en los servicios de alguna de estas fotógrafas pueda consultarlo.

“La idea de esto es que la visibilidad no sea que nos vean y ya, sino que nos lleguen más oportunidades, que tengamos más acceso a otras cosas, que tomen más en cuenta nuestra voz y nuestros trabajos, y obviamente todo esto va a que tengamos más beneficios como mujeres fotógrafas, no solamente romantizarlo de que ‘vean nuestro trabajo’. Si esto no nos va a contribuir nada, qué caso tiene”, indica la fundadora.

De vez en cuando realizan charlas por IGTV y periódicamente son invitadas a pláticas y foros, sin embargo, por ahora el ritmo de todo esto se ha reducido debido a que Velia, como única gestora, está concentrada en dar seguimiento a la página web y en la planeación de próximas exposiciones.

Fotógrafas del Norte no recibe el financiamiento de nadie, es un proyecto autogestivo que sigue sentando las bases para transformarse en un referente que acompañe en lo laboral y en lo personal a las próximas generaciones. 

Mientras tanto, como dice Lisbeth Chávez, las fotógrafas del norte siguen resistiendo, apoyándose entre sí, estando las unas para las otras.

Foto: Lisbeth Chávez, Tijuana, Baja California, @lisbethchavezj
Foto: Hannah Gentiles, Marfa, Texas, @hgentiles
Foto: Jess Aguirre, Chihuahua, Chihuahua, @espejocosmico_
Foto: Sandra Muñoz, Tijuana, Baja California, @nosetomarfotos.jpg
Foto: Mónica Nahomi Jurado, Hidalgo del Parral Chihuahua, @mnjp
Foto: Brissa Ruíz, Ciudad Juárez, Chihuahua @border.aesthetic
Foto: Velia Rocío de la Cruz, Hidalgo del Parral, Chihuahua, @velia_delacruz

Autor: Aranza Bustamante

Fotógrafa, feminista y apasionada del periodismo en todos sus formatos. Con interés en temas de derechos humanos, migración, violencia contra las mujeres y arte como una forma de visibilizar las problemáticas sociales. Su sueño es ir por el mundo con su cámara y contar historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s